4.16.2014

MANIFIESTO A LA NACIÓN FRENTE POR LA COMUNICACIÓN DEMOCRÁTICA



Teatro de la Ciudad
Ciudad de México, Distrito Federal,
11 del mes de abril de 2014



El derecho a la comunicación pertenece a las personas y a las comunidades y es un bien público fundamental para lograr una democracia real.

Reconocemos que la reforma constitucional de junio del 2013 en materia de telecomunicaciones y radiodifusión asentó principios fundamentales que concretan anhelos de la larga lucha por el derecho a la información y la democratización de los medios de comunicación de nuestro país.

Sin embargo, los retrocesos planteados en la Iniciativa de Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión enviada por Peña Nieto el pasado 2 de abril, presenta preocupantes omisiones, pérdidas y retrocesos frente a la reforma constitucional.

Deja intacto al duopolio televisivo, privilegia a los concesionarios y no a las audiencias, debilita a los medios públicos, indígenas y comunitarios, lo mismo que a los productores independientes, aumenta las facultades de la Secretaría de Gobernación sobre el sector de la radiodifusión a costa del Instituto Federal de Telecomunicaciones como órgano autónomo y

Sienta las bases para la violación de derechos fundamentales como la libertad de expresión, la libertad de información, el derecho a la privacidad a través de la legalización de la censura y el control de las ideas.

Mexicanos y mexicanas de la sociedad civil, legisladores, líderes de opinión, académicos, artistas, periodistas y organizaciones sociales, hemos decidido constituir el FRENTE POR LA COMUNICACIÓN DEMOCRÁTICA para articularnos en la diversidad y luchar de manera organizada, para lo cual exigimos al Congreso de la Unión:

Respeto absoluto a lo mandatado en la reforma constitucional de Telecomunicaciones y su desarrollo en la legislación secundaria, en estricto apego a los principios pro persona y de progresividad contenidos en el artículo primero.

Fortalecimiento de las libertades de expresión y de información. Rechazamos cualquier intento de menoscabar el ejercicio de estos derechos fundamentales.

Competencia real tanto en las telecomunicaciones como en la radio y la televisión, así como disposiciones para eliminar las prácticas monopólicas, discriminatorias y fenómenos de concentración contrarios al interés público.

Eliminación del control gubernamental en el manejo de la información en medios de comunicación electrónica y la vigilancia de la transmisión de contenidos.

Respeto a la autonomía constitucional del órgano autónomo garante de las telecomunicaciones y la radiodifusión.

Desarrollo de lineamientos que impulsen la pluralidad y la diversidad de medios, fortaleciendo a los de uso público, social, comunitarios e indígenas, en los que se encuentra el verdadero equilibrio y contrapeso al modelo mercantilista de la radiodifusión.

Garantías de subsistencia digna y no criminalización para medios comunitarios, indígenas, libres y sociales.

Acceso universal a las tecnologías de la información, incluyendo la neutralidad de la red, así como garantías de privacidad y resguardo de datos personales.

Reconocimiento de personas con derechos específicos en relación con la comunicación como personas con discapacidad, mujeres, niñas y niños.

Buscamos generar consenso para sembrar de manera responsable las bases mínimas hacia la democracia en nuestro país. Sabemos que aunque somos más que aquéllos que defienden la iniciativa de Ley diseñada por Peña Nieto y Televisa, no será fácil alcanzar estas demandas. Hagamos todo lo que está a nuestro alcance y vayamos por todas las vías posibles, cada quien desde nuestro ámbito.

Los asistentes a la asamblea constitutiva hemos tomado la determinación de realizar las siguientes acciones para hacer valer nuestras demandas:

Difundir lo más ampliamente posible las omisiones, insuficiencias y sesgos regulatorios de la iniciativa Peña Nieto-Televisa.

Que en todo el país, se contacte directamente o a través de las redes sociales, a los Senadores y Diputados Federales, para exigirles respeto a la Constitución y la emisión de una legislación secundaria que atienda las diversas iniciativas presentadas en el Senado, entre ellas, la iniciativa ciudadana elaborada por la Asociación Mexicana de Derecho a la Información, avalada por 18 Senadores.

Exigir a los Presidentes de las Comisiones Senatoriales de Comunicaciones y Transportes, a cargo de Javier Lozano; Radio, Televisión y Cinematografía, a cargo de Alejandra Barrales y de Estudios Legislativos, a cargo de Graciela Ortiz, se respete el proceso legislativo de dictamen, conforme a las normas que rigen dicho proceso.

Dar seguimiento al voto de los Senadores que pertenecen a cada una de las comisiones unidas encargadas del dictamen, para dar a conocer el sentido de su voto.

Dar seguimiento al voto de los 128 Senadores e informar el sentido de su voto en el pleno.

En el caso de que la iniciativa de Peña Nieto y Televisa sea aprobada con los retrocesos planteados, conformar una base social suficiente para exigir a los Senadores la presentación de la acción de inconstitucionalidad que deje sin efectos las disposiciones contrarias a la Constitución.

Denunciar en las instancias internacionales la regresión que constituiría una eventual aprobación de la iniciativa en sus pretensiones más contradictorias.

Movilizarnos de manera pacífica para exponer nuestra protesta a dicha regresión. Para ello, convocamos a formar una cadena humana de la residencia oficial de Los Pinos a las instalaciones de Televisa Chapultepec, el sábado 26 de abril a las 11:00 horas.

Organizar brigadas y activar todos los dispositivos a nuestro alcance mediante redes sociales, medios alternativos y radio comunitarias para dar a conocer y fortalecer nuestra lucha por todo el país.

Convoquemos todos y todas. Construyamos en la acción el FRENTE POR LA COMUNICACIÓN DEMOCRATICA. No más Poder al Poder













CIBERCULTURA - Conocimiento #colaborativo para la cibersociedad : Colaborativo México.

CIBERCULTURA  - Conocimiento #colaborativo para  la  cibersociedad : Colaborativo México.
Red de colectivos, personas y proyectos vinculados con la cultura libre desde una perspectiva de derechos humanos, poniendo énfasis en los derechos digitales, económicos, sociales, culturales, sexuales y ambientales.